SomAromes – Marta Serradell

Soy Marta Serradell (@soc_lamarta). Llegué al Priorat en 2015 para estudiar el grado superior en vitivinicultura. Uno de los recuerdos más impresionantes que conservo de aquella época son las diferentes asignaturas, donde nos adentrábamos en la complejidad de la producción del vino, así como las clases de cata, donde pasábamos cada clase descubriendo los aromas que pueden aparecer al oler diferentes vinos. En clase lo hacíamos con frascos de esencias aromáticas producidas industrialmente.

Yo venía del mundo de la floristería y de la restauración. El mundo de los aromas, lo tenía más asociado con las plantas, y el mundo del vino, con las copas que tomaban los clientes. Fue en el aula cuando estos dos ámbitos se unieron a mi vida. Fue entonces que me di cuenta de la complejidad aromática de los vinos. Y me pregunté: ¿la gente que no somos catadores expertos cómo podemos romper la barrera y aprender a oler el vino sin complejos?

Por medio del ciclo formativo me surgió la oportunidad de tomar el relevo de La Floristeria de Falset (@lafloristeria.falset) que se traspasaba y la aproveché. Por lo tanto, tuve que aparcar mi relación con el mundo del vino que empezaba a conocer gracias a la Escuela de Enología. Sin embargo, yo quería crear un vínculo con esta tierra, el Priorat, porque me siento muy agradecida a esta comarca que me ha acogido. Por eso continuaba rumiando el tema de cómo puede una persona no entendida del vino disfrutar de sus aromas y jugar a adivinar sus aromas. He hablado con muchos amigos y compañeros del mundo del vino y he estado apuntando ideas.

Y un día – eureka – ¡ya lo tenía! Cada vino tiene su perfil aromático, puede ser más o menos complejo, pero estaba segura de que podría tener unos 8 aromas diferentes que se pueden encontrar y que podrían ser representadas por productos naturales, de proximidad, incluso masticables, y no por productos químicos. En ese momento lo estábamos hablando mucho con un amigo, el Jordi Ustrell, que había conocido en la Escuela de Enología aquí en Falset.

¡Y nos lanzamos a la piscina! Para empezar con el proyecto, elegimos el Mas de les Valls tinto del Celler Devinssi (donde trabaja Jordi), entre los dos hicimos un listado de aromas que este vino podría tener. La lista inicial era mucho más larga, unos 16 aromas. Para elegir 8, organizamos diferentes “focus groups” con amigos y conocidos, algunos del mundo del vino y otros no. Así elegimos los 8 aromas que representa el pack SomAromes para este vino.

Tengo ganas de explicar los aromas de muchos más vinos a través de productos naturales para que la gente pueda jugar con los olores y se sienta cada vez más cerca del mundo del vino.